Chica va al hospital por una serpiente enganchada a su oreja

Los médicos que trabajan en Emergencias están acostumbrados a encontrarse toda clase de situaciones inverosímiles. Pero estoy segura de que la historia de Ashley Glawe, de Portland (EE.UU.) no se repite mucho. Y es que la pobre Ashley llegó una noche al hospital porque tenía un “pequeño problema” en su oreja. Vale, de pequeño, nada de nada. Porque resulta que lo que se había quedado enganchado en su oreja era…

…¡una serpiente! Para ser más exactos, SU serpiente. Porque sí, Bart es la mascota de Ashley. Y ese día decidió que ya era hora de lanzarse un poco a la aventura y decidió ver que se escondía detrás de la dilatación que Ashley tiene en su oreja derecha.

 

La pobre Ashley cuenta que “todo pasó muy rápido. No me di cuenta de lo que estaba pasando hasta que ya fue demasiado tarde”. La chica y Bart están bien afortunadamente, aunque desconocemos el procedimiento que usaron los médicos para liberar a la pareja. Seguro que estos casos no se estudian en la universidad.

Tomado de: catracalivre

Comentarios