Este estudiante de 17 años pasó 11 días sin dormir para un peligroso experimento y descubrió los resultados

Este estudiante de 17 años pasó 11 días sin dormir para un peligroso experimento y descubrió los resultados.

Muchos de nosotros a menudo nos preguntamos qué le sucedería a una persona si nunca durmiera o, al menos, por un tiempo relativamente largo. Estudios, trabajo, asuntos del hogar: todo esto puede quitarte un sueño o hacerte pensar en cómo dormir menos para llegar a hacerlo todo. Pero se conoce un experimento que se realizó en 1963-1964, que puede responder todas tus preguntas.

A continuación te contamos cómo se realizó el experimento y qué sintió una persona que no durmió durante casi dos semanas.

Randy Gardner era un estudiante de 17 años que se convirtió en la persona que pasó 11 días y 24 minutos sin dormir (del 28 de diciembre de 1963 al 8 de enero de 1964). Al mismo tiempo, Randy no usó estimulantes para no quedarse dormido.

dormir

Día 1

Gardner se despertó a las 6 a.m. y estaba absolutamente listo para el próximo experimento.

Día 2

Ya durante este corto tiempo, la falta de sueño comenzó a hacerse sentir: a Randy le costaba concentrarse en las cosas. Este día, él, tocando los objetos, trataba de entender qué eran solo con la ayuda del tacto.

Lo más difícil del experimento fue no dormir por la noche. Para evitar que esto sucediera, Randy Gardner fue ayudado por sus amigos de la escuela y el Dr. Dement. Para que no se quedara dormido, todos dieron vueltas en un auto, fueron a la tienda de donas, escucharon música, jugaron baloncesto y paintball. Cuando Randy iba al baño, todos los que estaban con él en ese momento hablaban con él a través de la puerta para asegurarse de que no se durmiera. Lo único que el grupo no hizo para mantener la vigilia de Gardner fue usar drogas e incluso cafeína.

Día 3

Acercándose al tercer día de vigilia, Randy se volvió caprichoso y perdió la capacidad de repetir el trabalenguas más simple.

Día 4

En el cuarto día del experimento, Gardner comenzó a tener alucinaciones. Le pareció que él era otra persona: Paul Lowe, un jugador de fútbol americano. El jugador medía 1.83 m de altura, pesaba 91 kg y, además, era afroamericano, mientras que Randy era un tipo blanco de 17 años que pesaba 59 kg.

La última semana del experimento

Cuantos más días Randy pasaba sin dormir, más a menudo tenía mareos y alucinaciones. Una vez vio que la pared se disolvió y se convirtió en un camino forestal. También seguía con dificultades para hablar. La falta de sueño llevó al hecho de que Gardner no pudiera recordar ni siquiera lo que había dicho un minuto antes. Sus padres estaban preocupados por esta condición, por lo que insistieron en un examen médico en un hospital militar. El examen no reveló ninguna anomalía física.

Randy Gardner después del experimento

A las 2 a.m. del 8 de enero de 1964, se estableció un nuevo récord. Después de 4 horas de celebración y de responder las llamadas de periodistas, Randy Gardner fue llevado al hospital naval, donde después de un examen neurológico se quedó profundamente dormido. Se despertó después de 14 horas y 40 minutos, sintiéndose activo y recuperado.

Tomado de:Genial.Guru

COMPARTE

 

Comentarios